Lucía Aubain

Lucy

Lucía Aubain

Siendo muy pequeña, mis juguetes fueron los libros; y mi diversión eran las salidas con mi tía Anita al cine. Fue ella quien tuvo que responder a su novio por qué salía al cine, con una niña, a ver películas viejas que eran sin restricción, para todo público. Así comencé a adorar a Charles Chaplin.

Como niña crecí pero mi amor por el cine nunca decayó.  Estuve haciendo teatro vacacional por un tiempo, donde conocí a quien se convirtió en mi mentor y hada madrina en mi vida artística.

Comencé a trabajar, con gran orgullo, con este periodista polifacético en su formación cultural. De igual manera, pude conocer gente de cine y teatro a nivel internacional. Pero mi amor por el cine era inquebrantable, y así comencé a reunir todas las películas que llegaban a mis manos—de cine clásico, no de las comerciales—siempre enfocada en el quehacer mundial.

Al casarme hace ya más de 15  años con Juan Antonio, un ciudadano mexicano, me quedé a vivir junto a él y resido desde entonces en México. Nuestra pregunta habitual entre Juan Antonio y yo era… en esos tiempos qué podemos hacer para llevar cultura a la ciudad donde vivíamos, que tanto lo necesitaba? El vacío de conocimientos cinematográficos era notable, y fue exactamente cuando en la Biblioteca dejó de funcionar el Cine Club que existía. En ese momento, vimos la oportunidad de traer nuevas ideas, con nuevo formato y, con nuestro bagaje de películas y la ayuda invaluable de la dirección, comenzamos nuestra labor hace ya cuatro años exactamente en octubre  cumplen.

Ha sido una ardua labor pero muy fructífera. Al día de hoy, hay un grupo de amigos que no faltan e iluminan nuestros miércoles y viernes en la cita semanal de cada exhibición.

Juntos hemos franqueado barreras de todo el mundo, hemos aprendido de sus costumbres, hemos atravesado diferentes períodos cinematográficos desde el comienzo del cine “mudo”, hasta cuando llegó la voz a cambiar toda una época. Nuestra experiencia es y ha sido brillante, y nos hemos fortalecidocon un grupo de gente que nos arropa que queremos y juntos disfrutamos este maravilloso mundo mágico del cine.

Esperamos poder seguir mucho tiempo con esta experiencia que nos llena de orgullo y satisfacción.